miércoles, 23 de septiembre de 2009

El gato me miró fijamente, enhiestos los bigotes, firmes las orejas, ondulando el silencioso cascabel de la cola. Entonces un pensamiento golpeó mi cabeza dejándome aturdido, justo antes de que el felino se lanzara sobre mí:¡Soy un ratón!

No hay comentarios:

Publicar un comentario